¿Cómo TeamWise puede ayudar a gestionar mejor las nómimas?

Teamwise es una nueva forma de liderar. El término Team “Lider” wise se refiere a un nuevo método de liderazgo basado en la sabiduría. Esta visión es implementada por muchas empresas para proporcionar una formación de alta calidad en el mejor entorno posible.

El objetivo de Teamwise  es brindarles a los líderes de una empresa herramientas, recursos y capacitaciones que les permitan alcanzar sus objetivos en la misma, teniendo como premisa la preservación de un espacio de trabajo ameno y colaborativo. 

Hay un punto que le aporta valor a este método y es que no solo se enfoca a la figura del trabajador, sino en su persona como un todo que integra la sociedad. No tiene como único objetivo enseñar a  desarrollar una función específica  sino  fortalecer su propio concepto de cómo ser mejor en lo que hace independientemente de su nivel dentro de la organización y cómo guiar a otros en el proceso.

Teamswise valora el “equilibrio entre el trabajo y la vida personal” porque cree que cuando las personas trabajan en un entorno saludable, sus vidas fuera del trabajo serán más productivas y llenas de acontecimientos.

Un trabajador valorado se convierte en un activo importante para una empresa

La actual figura gerencial se preocupa mucho por brindarle a su fuerza laboral herramientas que le ayuden a desempeñar sus funciones, sabiendo que esto impactara  en el rendimiento de su empresa. Pero además de eso, comprende la importancia que tiene para su compañía el hecho de que un empleado se sienta a gusto y valorado en su puesto de trabajo a la hora de medir resultados.  

En las innovadoras prácticas laborales, la motivación y el fortalecimiento del vínculo empleado/ líder, es un aspecto fundamental que en los últimos tiempos ha arrojado resultados excelentes en cuanto a objetivos empresariales. 

Esta nueva forma de liderar apunta a una visión más humana, capaz de atender cualquier necesidad que se presente en su grupo de trabajo, teniendo como pilar la empatía. 

Un buen líder está atento y dispuesto a resolver cada desafío que se presente, es abierto a generar espacios de comunicación y entendimiento basado en el respeto ante todo. 

Este deberá tomar en cuenta la opinión y propuestas que cada integrante de su equipo tenga para brindar soluciones que conlleven a superar cualquier obstáculo.

Una empresa que se preocupe por generar un buen clima laboral estará destinada al éxito de sus políticas, ya que el dialogo entre sus líderes y los equipo de trabajo será un recurso que influirá significativamente en el ambiente de trabajo.

Esta visión cree necesario que los espacios laborales se humanicen, que las empresas dejen de ver a los empleados como simples máquinas de hacer dinero, y que en cambio, pasen a ser piezas fundamentales del crecimiento y éxito de la misma.    

La figura de un buen gerente debe servir para inspirar y provocar conductas positivas en cada uno de ellos, el respeto y la admiración es un detonante para que alguien te vea con una referencia a seguir. Este debe ante cualquier inconveniente mantener una conducta conciliadora y siempre buscar soluciones que permitan el crecimiento y la madurez de su equipo de trabajo. 

Es algo básico que no solo se aplica al ámbito laboral, si no en todos los espacios de la vida. Es una operación muy sencilla, el líder haciendo a un lado su conocimiento y formación, se debe a sus empleados. Ellos son y serán su respaldo en todo momento, pero no es algo que se gana de la noche a la mañana, sino que se cosecha a lo largo del camino. Años atrás era impensable que las partes laborales se involucraran de esta manera para cambiar el paradigma sombrío que representaba la jerarquía en una empresa. 

En medio de todo este nuevo concepto, existen 3 roles que se desarrollan casi al unísono, y cada uno de ellos está integrado por al menos una figura de ese espacio de trabajo que te pertenece. 

  • Rol social: Este está integrado por quienes toman las decisiones (líderes, directivos gerentes). Tienen la responsabilidad de motivar al grupo de trabajo a avanzar y desarrollar sus potencialidades. Más que todo son una figura de contención. 
  • Rol mental: Lo conforman aquellas personas creativas, con ideas innovadoras, muy capacitados y con un nivel de inteligencia absoluto para poner en marcha planes y proyectos ambiciosos, pero con una amplia probabilidad de alcanzar los objetivos que se planteen. 
  • Rol de acción: Este está compuesto por personas positivas, con una facilidad innata de resolver cualquier situación que se presente, disciplinados y perfeccionistas, que no se les escapa ningún detalle con respecto al plan a seguir y cuáles son los riesgos que se puedan presentar en el camino. 

La razón de ser de un buen líder

Para finalizar podemos definir al Teamwise como una persona que siempre pondrá en primer lugar el bienestar de su equipo de trabajo. Que se preocupa por su salud tanto física como mental. Que establece el dialogo empático y produnzo como una prioridad, porque sabe que el respeto es la base de toda buena comunicación.

Sabe que una persona que es tomada en cuenta, a la que se le demuestre que su palabra tiene valor, estará siempre dispuesta a aportar al equipo para resolver o diseñar estrategias que aumente la rentabilidad de la compañía. 

El liderar un equipo de trabajo no es tarea fácil. Más allá de un conjunto de elementos que parten de lo humano, hay caracteres, opiniones y visiones distintas que se deben manejar de forma profesional para minimizar los riesgos de ruptura de la comunicación y a su vez que esta no afecte la planificación. 

Es un gran desafío poder coordinar a un grupo de personas para que estas brinden la respuesta que se espera, pero ese es el papel de un buen líder. Siempre prestar atención ante cualquier vestigio de debilidad o quiebre en su grupo de trabajo y atenderlo. Lo cierto es, que este método o modalidad de trabajo hasta el momento parece tener su prestación y cada vez son más  las grandes empresas que  quieren implementarlo en sus grupos de trabajo, con el fin de hacerla crecer.